Este lunes, la Corte Interamericana de Derechos Humanos condenó a Colombia por la tortura y violencia sexual sufrida por la periodista, Jineth Bedoya, quien fue víctima de secuestro, abuso sexual y tortura en hechos ocurridos el 25 de mayo del 2000, cuando Bedoya fue interceptada y secuestrada a las puertas de la Cárcel La Modelo por paramilitares.

En la sentencia, que fue notificada el día de hoy, la CIDH “encontró al Estado de Colombia responsable internacionalmente por la violación de los derechos a la integridad personal, libertad personal, honra, dignidad y libertad de expresión en perjuicio de la periodista”.

Lo anterior porque existieron indicios graves de la participación estatal en el secuestro y tortura de la periodista, además de la responsabilidad internacional del Estado “por la violación de los derechos a las garantías judiciales, la protección judicial y la igualdad ante la ley, por la falta de debida diligencia a la hora de realizar las investigaciones sobre dichos hechos, el carácter discriminatorio en razón de género de dichas investigaciones y la violación del plazo razonable”.

Además el Tribunal declaró la violación del derecho a la integridad personal, honra y dignidad, garantías judiciales y protección judicial en perjuicio de Luz Nelly Lima, madre de Jineth Bedoya.

Por esta razón la Corte ordenó promover y continuar las investigaciones que sean necesarias para determinar, juzgar y, en su caso, sancionar a los restantes responsables de los actos de violencia y tortura que sufrió Jineth Bedoya, así como las amenazas que ha sufrido.

Además ordenó garantizar la difusión del programa trans-media “No es hora de callar”, el cual se transmitirá por el sistema de medios públicos y pidió crear e implementar un plan de capacitación y sensibilización a funcionarios públicos, fuerzas de seguridad y operadores de justicia para garantizar que cuenten con los conocimientos necesarios para identificar actos y manifestaciones de violencia contras las mujeres basadas en el género que afectan a las mujeres periodistas,y protegerlas en situación de peligro e investigar y enjuiciar a los perpetradores.

La CIDH también ordenó crear un centro estatal de memoria y dignificación de todas las mujeres víctimas de violencia sexual en el marco del conflicto armado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.