El gobernador de Córdoba rechaza de manera categórica las amenazas de que han sido objeto los docentes que se ganaron el concurso para dictar clases en municipios PDET del sur del departamento y reitera su compromiso indeclinable de adelantar un trabajo articulado entre las diferentes entidades del Estado para establecer las formas de protección a la vida, la seguridad y la integridad de los educadores y sus familias. 

El mandatario dijo en un video colgado en su red social Twitter que estos hechos son lamentables y merecen un rechazo categórico, pero de igual manera pidió a las autoridades la individualización de las amenazas. Pidió a los docentes hacer la denuncia correspondiente y a las autoridades revisar la situación de seguridad de ese gremio.

Son 603 los docentes que denunciaron haber sido declarados objetivos militares por un grupo armado ilegal que a través de panfletos les estarían impidiendo el ingreso a las zonas de los Programas de Desarrollo con Enfoque Territorial, donde deben cumplir su misión de enseñanza.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.