Países europeos cerraron desde el miércoles bares, restaurantes y colegios, limitaron reuniones a cinco personas, ampliaron el uso del tapabocas y hasta impusieron un toque de queda para frenar la segunda ola de coronavirus.

El director para Europa de la OMS, Hans Kluge, manifestó que el incremento de casos registrados en varios países del continente no significa, sin embargo, que se haya entrado en una “fase oscura” en la evolución de la pandemia y que hay tiempo para actuar.

Además, el Parlamento Europeo celebrará en remoto su próxima sesión plenaria, que debía tener lugar entre el lunes y el jueves de la semana que viene en Estrasburgo (Francia), a causa del empeoramiento de la pandemia de coronavirus, anunció ayer su presidente, David Sassoli.

Asimismo la Comisión Europea (CE) alertó a los países de la UE que la pandemia está regresando a los niveles de la pasada primavera, pero no así la preparación en la UE, y trasladó una serie de recomendaciones para un futuro despliegue de vacunas efectivo y coordinado.

“Mi primer mensaje a los Estados miembros es uno de urgencia. Estamos quedándonos sin tiempo, rápidamente. Todo el mundo tiene que hacer lo que es necesario para evitar la devastación (…) de un confinamiento generalizado”, dijo en rueda de prensa la comisaria europea de Sanidad, Stella Kyriakides.

Por su parte, la OMS advirtió ayer del “crecimiento exponencial” de la pandemia en Europa y manifestó que esta situación causa “preocupación”, aunque el virus está provocando menos muertes que en la primera ola.

El director para Europa del organismo, Hans Kluge, manifestó que el incremento de casos registrados en varios países del continente no significa, sin embargo, que se haya entrado en una “fase oscura” en la evolución de la pandemia y que hay tiempo para actuar.

Situación global: 38,3 millones de contagios

Los casos globales de COVID-19 ascendieron ayer a 38,3 millones, después de que se confirmaran 336.000 nuevos positivos en las últimas 24 horas, de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS). Los fallecidos son más de 1,08 millones, 4.200 más que en la jornada anterior.

América concentra casi la mitad de los casos, 18,1 millones, mientras que el sur de Asia suma 8,2 millones y Europa 7,4 millones. Asia-Pacífico, la región donde se registraron los primeros casos de COVID-19 a finales de 2019 es sin embargo la que menos positivos confirmados tiene, apenas 667.000.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.