Una empleada de la red Super Giros en la ciudad de Barranquilla, ciudad colombiana, protagonizó un escándalo que terminó hasta mostrando los senos a los policías que realizaban el requerimiento.

Se conoció que la mujer entregó la suma de $ 2.500.000 a unos usuarios, apenas hizo la diligencia llamó a unos fleteros para que siguieran y atracaran a estos ciudadanos. Sin embargo, las autoridades dieron con la captura de los sujetos, quienes  delataron a la fémina de la agencia de envíos como la que llamó y dio los datos para cometer el hurto.

Al llegar al punto y requisar a la trabajadora, notaron la actitud sospechosa, además del contacto de los fleteros en su celular junto a mensajes que al parecer la relacionaban.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.