El reconocido abogado penalista, Óscar Rodríguez López, fue sorprendido por un grupo de agentes de la Dijín que lo detuvieron en Montería para ser puesto a consideración de un juez que le solicita en desarrollo de investigaciones que comprometerían presuntas actuaciones ilícitas.

En desarrollo de su actividad, el profesional del derecho ha representado a personas consideradas por las autoridades como representativas para organizaciones criminales y desde entonces ha sido objeto de investigaciones.

Aunque la Fiscalía no ha hecho pronunciamiento oficial alguno, se presume que esa pueda ser la razón por la cual fue detenido y puestos a ordenes de la autoridad competente en Bogotá.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.