En 2018 fue lanzado el programa piloto Carbono Azul en la Bahía de Cispatá, San Antero – Córdoba, que hoy continúa en marcha y ya interesa en distintos mercados internacionales.

En esta estrategia para capturar el carbono orgánico contenido en los ecosistemas costeros de manglares participa la Corporación CVS, el Ministerio de Ambiente, Invemar, la multinacional estadounidense Apple y Conservación Internacional.

Precisamente, el director de Conservación Internacional, Fabio Arjona detalló que el proyecto de Carbono Azúl avanza, hace dos meses la metodología fue aprobada y y ahora está en fase de verificación final este primer piloto.

“Ya hay ofertas de firmas interesadas en ese carbono en el mercado internacional, está Black Rock, el mayor administrador de fondos de inversión del mundo, que ofrece $12 por tonelada, también está una fundación inglesa. Tenemos un potencial interesante y lo bueno es que esto podría ser amplificado”, indicó Arjona ante el presidente Iván Duque.

Con este primer piloto se podrían incluir otros manglares de la Región Costera, como La Caimanera en Sucre y Guacamaya en el norte del Golfo de Morrosquillo, que generaría un flujo importante de recursos que se utilizarán para ayudar a mantener el ecosistema, agregó el experto.

El de Cispatá es el primer piloto de Carbono Azul para la conservación de manglares en el mundo basado en criterios científicos y plantea recoger 22.000 toneladas de carbono azul al año para conservar el manglar a lo largo de 30 años.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.