El sacerdote católico de la iglesia la Divina Misericordia, de Sabanalarga, Atlántico, se reunió en la pasada tarde del domingo, con feligreses.

Como cualquier ciudadano que desea celebrar su cumpleaños, el sacerdote católico Carlos de la Hoz, párroco de la iglesia la Divina Misericordia, de Sabanalarga, Atlántico, se reunió en la pasada tarde del domingo con algunos feligreses que le llevaron una torta y una papayera en su día.

Con lo que no contaba el clérigo es que su fiesta sería grabada y el video se hizo viral en las redes sociales, lo que llevó a que las autoridades civiles y policiales de este municipio, le impusieran un comparendo en la tarde de este lunes por presuntamente haber violado las normas de bioseguridad.

Fue así como hasta el despacho parroquial llegaron el comandante de la estación de policía, capitán Jesús Jaramillo, el personero municipal, Luis Fernando Moreno y el secretario del interior, Vicente Carlos Berdugo, para imponer la sanción, como lo explicaron desde la Alcaldía de Sabanalarga a través de un comunicado.

“Las autoridades de este municipio, en cabeza del secretario del interior, Vicente Carlos Berdugo, y la fuerza pública; ante la situación que fue denunciada, procedieron a inspeccionar el lugar donde se llevaba el festejo, minutos posteriores, pero se encontraron con que todo estaba en completa calma.

Al margen de esta información, en el registro fílmico quedó consignado, algunos fundamentos que prueban que sí se registró, una aglomeración que violaba las medidas establecidas por el gobierno local. Lo que propició la imposición del comparendo”, aseveraron de la administración municipal.

Por su parte, el comandante policial, aseveró: “Se recibió una llamada, por parte de la comunidad sobre una fiesta que se llevaba a cabo en el interior de la casa cural.

“Se hizo una verificación y había siete personas, no encontraron pruebas de botellas de licor, por lo que no se impusieron comparendo. Sin embargo, después nos enviaron evidencias de fotos y videos donde presuntamente estaban infringiendo la medida. En el registro se observa que hubo aglomeración que violaba las medidas”, dijo Jaramillo.

El Colombiano intentó comunicarse con el sacerdote De la Hoz para obtener su versión, pero no contestó al teléfono, sin embargo, ante medios radiales del Atlántico se defendió y aseveró que los asistentes sí tenían tapabocas, además que la celebración se realizó en un espacio abierto, y que la grabación fue hecha por personas con las cuales la parroquia tiene un litigio por unos árboles que dividen los predios”.

Las autoridades indicaron que el sacerdote puede apelar presentando pruebas y evidencias que demuestren que no faltó a las normas de bioseguridad en este municipio, en el que se tienen medidas como ley seca y toque de queda que inician a las 7 de la noche.

Fuente: El Colombiano

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.