El excomandante paramilitar Salvatore Mancuso respondió a la carta enviada por el abogado Álvaro Leyva, en la que le pidió a él y a Rodrigo Londoño decir toda la verdad sobre el conflicto.

Así, señaló que “es el momento de que todos los actores armados que hicimos y hacen parte del conflicto armado interno y el propio Estado, nos sentemos de forma sincera en un solo lugar y de cara al país, sin permitir que la verdad sea secuestrada o manipulada, sin importar a quién beneficia o perjudica”.

Mancuso dijo estar dispuesto a comparecer, junto a excombatientes de las Farc, ante la Comisión de la Verdad y recordó algunas de las cosas que le ha dicho a la justicia desde su desmovilización.

“Cuando confesé que el 35% miembros del congreso eran personas apoyadas por las AUC me trataron de loco, cuando conté acerca de la parapolítica la negaron, revelé que yo era la prueba viviente de lo que en ese entonces denominé Paramilitarismo de Estado hoy Agente de Estado de facto y me trataron de iluso, se han utilizado medios coercitivos para intimidarme, como torturas, amenazas, persecución judicial a través de montajes como los que he denunciado pública y judicialmente, todo tratando de callarme, ni que decir, cuando conté de forma detallada de las relaciones del Estado y las AUC, Colombia ya sabe lo que me ocurrió, como venganza criminal y para callarme fui extraditado, debido a que relaté como colaboradores, funcionarios cercanos al gobierno del presidente ALVARO URIBE, como FRANCISCO SANTOS hoy embajador de Colombia en Estados Unidos, JOSÉ MIGUEL NARVÁEZ subdirector del DAS quien tuvo responsabilidad en la muerte de JAIME GARZÓN, de PEDRO JUAN MORENO amigo personal y Secretario de Gobierno de la Gobernación de Antioquia, fueron personas muy cercanas con las AUC, también narré lo referente a algunas situaciones que se  presentaron con el mismo PRESIDENTE URIBE (sic)”.

Mancuso señaló que “Colombia no conoce la verdad, porque no hubo ni existe interés político de que esto ocurra” y negó que las acciones judiciales presentadas por él busquen esconder la verdad.

“Se dice en Colombia que lo que está ocurriendo actualmente con mi situación jurídica, carcelaria, migratoria, es una estrategia o justificación para no contar la verdad, nada más alejado de la realidad, es absolutamente falso, lo único que busco son las garantías necesarias para proteger mi vida y la de mi familia”, precisa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.