La Superintendencia Nacional de Salud evidenció la imposibilidad de corregir la crítica situación financiera en que se encuentra y como protección a la vida y la salud de sus 1,2 millones de afiliados.

Tras conocerse la orden de liquidación por parte de la Supersalud a la EPS Coomeva, la entidad se comunicó con sus afiliados para darles a conocer las directrices a partir de ahora.

El País pudo conocer uno de los comunicados enviados a los afiliados de la EPS, donde informan cinco puntos, entre los cuales se refieren al traslado de los afiliados a otras entidades de salud.

En primer lugar, EPS Coomeva afirma que los usuarios tendrán acceso a todos los servicios de salud que presta la entidad hasta el 31 de enero de este año, aclarando que no se podrán interrumpir hospitalizaciones.

De igual forma aseguraron que sus canales virtuales siguen activos hasta dicha fecha para el registro de ordenes o autorizaciones médicas. De la misma manera se podrá hacer con las incapacidades hasta el último día del enero.

El cuarto punto establece que los servicios de salud y suministros médicos establecidos por fallos de tutela, serán garantizados hasta el 31 de enero.

Por último, aseguran que el traslado y distribución de afiliados se realizara “conforme a lo establecido por la ley. Procedimiento que corresponde y será notificado por el Ministerio de Salud y Protección Social”.

Cabe resaltar que esta EPS estaba bajo las medidas de toma de posesión e intervención forzosa para administrar desde hace algunos meses. A pesar de esto, se evidenció un deterioro en los principales indicadores operacionales, asistenciales y financieros.

Coomeva estuvo en vigilancia especial por cuatro años y medio, tiempo en el que Supersalud le impartió instrucciones y órdenes que no atendió como respuesta a las quejas acumuladas, reclamos y peticiones de sus afiliados y a la necesidad de cumplir con planes de capitalización.

Fabio Aristizábal Ángel, Superintendente Nacional de Salud, indicó que “como lo venimos haciendo a lo largo de nuestra gestión, no vamos a permitir que las EPS jueguen con la salud de los usuarios y que pongan en riesgo la atención que requieren la población infantil y los pacientes con cáncer o insuficiencia renal”.

Como consecuencia de la liquidación, se designó a Felipe Negret Mosquera como agente especial liquidador quien deberá entregar a la Superintendencia la base de datos de sus afiliados para que el Ministerio de Salud proceda a trasladar a la población de esta EPS a otras.

Fuente: El País de Cali

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.