El alcalde de Puerto Libertador, Eder Soto Cuadrado, espera que la aspersión con glifosato sí sea la solución para erradicar los cultivos ilícitos en este municipio y en el sur de Córdoba.

Precisó que, aunque no comparta este método, la decisión la toma el Gobierno Nacional.

“Mi posición no puede influenciar, es una determinación del Gobierno Nacional. Se estudiaron otras posibilidades como hacer una erradicación manual y no tuvo efectos positivos”, dijo el alcalde.

Por el contrario, el alcalde de Montelíbano, José David Cura, sí apoya abiertamente la aspersión para acabar con los cultivos de coca.

Antes de finalizar este año se podrían retomar las gestiones para la fumigación con glifosato, dependiendo de la determinación de la Autoridad Nacional de Licencias Ambientales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.