Diego Schwartzman eliminó en cuartos de final al campeón del US Open, Dominic Thiem.

El argentino Diego Schwartzman, 14 del mundo, dio la sorpresa este martes al eliminar al austriaco Dominic Thiem (3º) en cuartos de Roland Garros 7-6 (7/1), 5-7, 6-7 (6/8), 7-6 (7/5), 6-2, logrando el billete por vía de la épica para su primera semifinal de un Grand Slam.

El menudo jugador argentino se enfrentará por un puesto en la final al español Rafa Nadal, segunda raqueta del mundo, que derrotó horas después al italiano Jannik Sinner (75º).

«Sigo en el torneo y tengo muchas ganas de seguir ganando», avisó el ‘Peque’.

Después de más de cinco horas de épica batalla, con tres sets decididos en el ‘tie-break’, Schwartzman se clasificó a sus primeras semifinales de Grand Slam, y apartó de paso al vigente campeón del US Open de la carrera por regresar a la que hubiera sido su tercera final consecutiva en París.

En un día histórico para el tenis argentino, iniciado con la clasificación de Nadia Podoroska a semifinales femeninas después de eliminar a la ucraniana Elina Svitolina -un logro que no se daba desde 2004 con Paola Suárez-, el ‘Peque’ devolvió la representación argentina a semifinales del cuadro masculino en la arcilla parisina, después de que lo hiciese por última vez Juan Martín Del Potro en 2018 (derrota ante Nadal).

«Que estemos en semifinales los dos es espectacular, es un espectáculo (…) pero el torneo sigue tanto para mí como para Nadia», apuntó.

 Thiem más fatigado 

«Fue un partido muy importante para mí, es la tercera vez que juego los cinco sets en la Philippe Chatrier, nunca gané, esta vez sí merecí ganar», declaró desde el centro de la pista un Schwartzman que finalizó el épico partido en mejor estado físico que su rival.

Schwartzman superó por primera vez en su carrera los cuartos de final de un ‘grande’, barrera contra la que se había estrellado en Roland Garros 2018, y US Open de 2017 y 2019.

Thiem estuvo en tres ocasiones a dos bolas de llevarse el partido en el cuarto set, pero claudicó en el definitivo, con la moral resentida y un mayor cansancio que el tenista bonaerense de 28 años.

El austríaco pagó sin duda los esfuerzos que viene realizando desde hace más de un mes, con su primer título de Grand Slam en septiembre en Nueva York, y que llegaba de más de tres horas y media de juego en lNaa ronda previa ante el joven francés Hugo Gaston, 239º del mundo.

 ‘Paso adelante’ 

«Dominic es uno de los mejores jugadores del mundo. (…) Estoy muy feliz, no sólo por estar en semifinales, sino porque es un gran paso adelante para mí», afirmó el argentino aún con fuerzas para sonreír.

«Fue un partido increíble, el primero de mi carrera que dura más de cinco horas. Diego mereció sin duda ganar», reconoció el austriaco.

Preguntado sobre las claves de su victoria ante Thiem, el ‘Peque’ señaló: «En líneas generales seguir haciendo lo mismo de los últimos partidos, cometer pocos errores, mezclar agresividad y buenas defensas».

Schwartzman parte con ventaja: Nadal

«Él parte con una ligera ventaja, uno no tiene que esconderlo ni ocultarlo», declaró en conferencia de prensa el ganador de 12 títulos sobre la arcilla parisina. Nadal se refería a la reciente victoria de Schwartzman en el duelo entre ambos en el Masters de Roma.

«Estamos en un torneo especial para mí, las condiciones son un poco más favorables para su estilo de juego. Evidentemente será un partido difícil», añadió.

Nadal concluyó su partido ante Sinner poco antes de la 1h30 de la madrugada parisina, pero pese a ello confesó no estar molesto por tener que jugar tan tarde. «Para nada enfadado, solo faltaría que comenzase enfadado, mal comienzo (de partido) sería y más en unos cuartos de Roland Garros», señaló

Mañana, el número uno Novak Djokovic enfrentará al español Pablo Carreño, y Stéfanos Tsitsipás chocará con Andrei Rubliov para definir los otros dos semifinalistas. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.