Los ciudadanos estadounidenses comenzaron a congregarse espontáneamente en las calles para celebrar.

El demócrata Joe Biden prometió el sábado ser “el presidente de todos los estadounidenses”, luego de que los grandes medios estadounidenses proyectaron que derrotó al mandatario republicano Donald Trump en una elección muy disputada.


“El trabajo que tenemos por delante será duro, pero les prometo esto: seré un presidente para todos los estadounidenses, hayan votado por mí o no”, dijo el exvicepresidente de 77 años en un tuit.

“Con la campaña terminada, es hora de dejar atrás la ira y la retórica dura y unirnos como nación”, señaló en otra declaración. “Es hora de que Estados Unidos se una y es hora de la sanación”.

En el comunicado, Biden destacó que en una campaña con una cantidad sin precedentes de obstáculos, debido a la pandemia de covid-19 que deja más de 236.000 muertos en el país, haya votado una cantidad récord de electores.

La victoria de Biden fue declarada por todas las grandes cadenas estadounidenses tras otorgarle el triunfo en Pensilvania, lo que le dio al veterano demócrata 273 votos el el Colegio Electoral, superando el umbral de 270 votos necesarios en ese cuerpo para ser elegido presidente.

Su compañera de fórmula, Kamala Harris, será la primera mujer en llegar a la vicepresidencia de EEUU y también la primera persona de una minoría en ocupar el cargo, ya que el padre de la senadora por California es jamaiquino y su madre de la India.

En Washington y en otras ciudades de Estados Unidos sonaron los claxones y la gente comenzó a congregarse espontáneamente en las calles para celebrar.

La titular de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, felicitó a Biden y dijo que su victoria marca un “nuevo día” para Estados Unidos, después de los cuatro tumultuosos años de Trump

Multitudes acuden a la Casa Blanca

Bajo un sol casi veraniego, una multitud acudió a la Black Lives Matter Plaza, parte de la avenida que conduce a la residencia presidencial, así rebautizada unos meses atrás para denunciar la brutalidad policial contra los afroamericanos.

La capital federal es un bastión demócrata. Los carteles con los rostros de Joe Biden y Kamala Harris, la futura vicepresidenta, florecieron de nuevo en sus calles, donde miles de sus seguidores, todos con barbijo, los exhiben con orgullo.

“Estoy abrumada, extremadamente feliz y muy orgullosa de que hayamos tomado una dirección diferente”, dijo Amy Berger, de 40 años, que estaba con su hijo en una zona más residencial.

En Nueva York, de donde Trump es oriundo, se replicó la escena de celebración. Catherine Griffin, de 47 años, incluso derramó algunas lágrimas de emoción.

“Estoy feliz de que Donald Trump esté saliendo de nuestras vidas, esperemos para siempre”, dijo.

Los estadounidenses esperaron cuatro días antes de conocer el nombre de su futuro presidente tras una elección muy cerrada en un país extremadamente polarizado. Los medios terminaron proyectando el sábado una victoria de Joe Biden.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *