Los cuatro sujetos fueron condenados luego de aceptar su participación en el asesinato del fiscal paraguayo, Marcelo Pecci, el pasado 10 de mayo, en Cartagena.

En la tarde de este viernes, un juez condenó a 23 años y seis meses de prisión intramural a Wndel Scott Carrillo, Eiverson Zabaleta, Cristian Camilo Monsalve y a Marisol Londoño, quienes confesaron haber orquestado un plan para asesinar al fiscal antimafia de Paraguay.

En la diligencia judicial el juez del caso manifestó que la condena inicial sería de 47 años de prisión. Sin embargo, la pena fue rebajada por el allanamiento de cargos y no podrán acceder al beneficio de casa por cárcel.

Los cuatro sujetos fueron procesados por los delitos de homicidio agravado y fabricación, tráfico y porte de armas de fuego agravado.

En medio de la audiencia de este jueves, la familia de Pecci pidió la pena máxima para los responsables del asesinato.

«Esperamos que a estos cuatro criminales se les aplique la máxima pena posible. A nosotros eso no nos devuelve a nuestro familiar, pero debería evitarse que esta gente siga delinquiendo», manifestó Francisco Pecci, hermano del asesinado fiscal antimafia.

Pedido de perdón

Acto seguido, los hoy condenados hicieron un pedido de perdón a la familia Pecci.

La primera en pedir la palabra fue Marisol Londoño, quien avisó al asesino el momento en el que podía entrar al agua y accionar el arma en contra del fiscal, en las Islas Barú, en Cartagena.

«Quiero pedirle a la nación de Colombia y a la familia del señor Marcelo Pecci, a Paraguay y al mundo entero que me perdonen. No volveré a cometer un acto de estos. Estoy arrepentida de todo corazón», dijo la procesada.

A su turno habló Eiverson Zabaleta. «No volveré a cometer un delito como este. Sé que con una disculpa no voy a devolver lo que pasó, pero de todo corazón les pido perdón», manifestó.

El último en hablar fue Cristian Monsalve. «Quiero dirigirme a la nación de Paraguay y pedirles disculpas por lo que hice. Me siento muy arrepentido. Jamás lo volveré a hacer. También quiero pedirle perdón a mi país. Lo he dejado avergonzado. He avergonzado a mi familia y estoy totalmente arrepentido. No tengo palabras para referirme a la familia porque sé que con estas disculpas no voy a devolver a su familiar».

El asesinato de Pecci

El pasado 10 de mayo, cuando el fiscal antimafia de Paraguay disfrutaba de su luna de miel en las Islas Barú, de Cartagena, junto a su esposa, fue asesinado por los condenados.

En una moto acuática llegaron hasta la playa donde accionaron el arma, acabando con la vida de quien llevaba los casos de mafia de ese país.

Tras el asesinato, la Policía de Colombia y la Fiscalía lograron dar con el paradero de los responsables. En las diligencias judiciales aceptaron cargos. Fueron imputados y posteriormente condenados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.