El Programa Mundial de Alimentos dispuso de su capacidad logística para atender a 8.000 damnificados por las inundaciones en el municipio de Ayapel.

Delegados de la organización se lo hicieron saber al alcalde del municipio, Isidro Vergara, a quien le notificaron que destinarán 82,7 toneladas de alimentos para los damnificados que han censado y establecido sus refugios.

La ayuda se mantendrá durante tres meses, confirmó el Programa Mundial de Alimentos, que en atención a la emergencia y la solicitud de la administración local, estableció un punto de asistencia humanitaria.

Ayapel trabaja articuladamente con la Pastoral Social de Montelíbano, oficinas del Gobierno Nacional y ONG’s visitando los afectados y organizando la logística para poder llevarles este alivio a su situación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.