El certificado de vacunación o de haber pasado el coronavirus que se utiliza a modo de pasaporte sanitario en grandes aglomeraciones pasará a utilizarse en restaurantes, bares, teatros y cines desde la semana próxima.

El personal sanitario y quienes trabajen con personas frágiles, como los empleados de residencias de ancianos, tendrán la obligación de vacunarse antes del 15 de septiembre, y a partir de entonces habrá sanciones para quienes no lo hagan en el país de Francia. Así lo anunció Emmanuel Macron, presidente de ese país.

«Cuanto más vacunemos, menos espacio dejamos para que el virus se difunda», dijo Macron en un discurso televisado en el que avanzó nuevas medidas para frenar el incremento de contagios por la difusión de la variante Delta, que supone ya más de la mitad de todos los casos en el Francia.

A partir del 21 de julio, el pasaporte sanitario, que hasta ahora es obligatorio para acceder a discotecas, pero también a grandes eventos sociales o deportivos con más de 1.000 personas, se exigirá para acceder a lugares culturales donde se reciba a más de 50 personas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.