Aunque el modo de transmisión no ha cambiado, las variantes de la COVID-19 que están circulando en el mundo infectan a más gente que el virus original, asegura la OMS.

La pandemia evoluciona de manera muy inestable en el mundo, con un incremento global de casos del 11% y del 7% en los decesos en los últimos siete días, con respecto a una semana antes, dijeron ayer expertos de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

La situación más grave se registra en Asia del sur y oriental, particularmente en la India, que ahora duplica en número de nuevos casos a Estados Unidos, que por largos meses fue el foco mundial de la pandemia.

La segunda región mas afectada es la del Mediterráneo Oriental, donde Irán, Pakistán y Jordania son los países en los que los casos se están multiplicando de forma más rápida.

“Desde principios de febrero vemos un aumento semanal de casos y desde finales de ese mes también aumentan las muertes. Todos tenemos esperanza en las vacunas y éstas nos ofrecen una gran oportunidad, pero la producción no está cerca de lo que necesita estar”, dijo el director de Emergencias Sanitarias de la OMS, Mike Ryan.

“La distribución es muy desigual, no estamos vacunando a los más vulnerables en todos los países. La mitad de la población del mundo no tiene acceso a las vacunas y esto es un problema si queremos acabar con la mortalidad de esta pandemia”, agregó el médico irlandés, una de las figuras más relevantes de la Organización.

En una sesión para responder a preguntas de los internautas por las redes sociales, Ryan dijo que la realidad se manifiesta en situaciones como la de Brasil: “Empiezas a perder control del virus, los sistemas de salud se saturan y hay más muertes y tragedias”.

Por regiones, las Américas registran la tasa de muertes más alta del mundo con 137,4 por cada 100.000 habitantes, mientras que en Europa son 108,1 por cada 100.000 habitantes, en ambos casos muy por encima del resto de zonas del planeta.

La Organización Mundial de la Salud considera que una de las principales razones para el aumento de infecciones es el surgimiento de, al menos, tres variantes del coronavirus con más capacidad de contagio y que pueden causar una COVID-19 más severa, aunque en esto último los resultados de los estudios realizados todavía no son concluyentes.

Vínculo por trombos no es claroEl vínculo entre las trombosis aparecidas en vacunados contra la COVID-19 con los sueros de Johnson & Johnson (J&J) y AstraZeneca no está claro, afirmó ayer una experta de un comité de los Centros para la Prevención y Control de Enfermedades de EE.UU. (CDC).

Así lo declaró la doctora de los CDC Beth Bell en una reunión del Comité Asesor sobre Prácticas de Inmunización (ACIP, en inglés), que está revisando los datos de la vacuna de J&J, después de que el martes las autoridades de EE.UU. recomendaran suspender su administración tras detectar seis casos de trombosis cerebral en mujeres, de las que una ha muerto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.