Por Edgar Salas

Desde el Parque de la Leyenda Vallenata en Valledupar, se escuchó el nombre de José Ricardo Villafañe, como el nuevo rey del festival que reconoce a los mejores exponentes del acordeón.
Este hijo de la Sierra Nevada se convirtió en el nuevo Rey Vallenato categoría Acordeonero Profesional.

El falló también parte en dos la historia del Festival a entregarle la corona por primera vez a un ‘hermano mayor’ como acostumbra a llamarse a los integrantes de los pueblos aborígenes de la Sierra Nevada de Santa Marta. Javier Matta Jr. Volvería a ocupar el segundo lugar su tercera ocasión, mientras que otro hijo del departamento del Magdalena, Jesús Ocampo fue la medalla de bronce con un tercer lugar.

“Tengo 18 años tocando acordeón, la mitad de mi vida; y mi orgullo más grande es representar a los pueblos de la Sierra en una plataforma tan importante como el Festival de la Leyenda Vallenata; saber que soy el único indígena participando, nativo verdadero de estas tierras, que necesita hacer ya historia en este certamen, es satisfactorio”, aseguró antes de subir a tarima ‘el indio José Ricardo’ como también le llaman popularmente.

El jurado calificador para esta versión número 54 en homenaje al poeta de Villanueva Rosendo Romero, fue integrado por Jennifer Arias, presidente de la Cámara de Representantes, los Reyes Vallenatos Jaime Dangond, Alfonso ‘Ponchito’ Monsalvo, el Rey de Reyes Hugo Carlos Granados y el productor y guitarrista Carlos Huertas Jr.

El nuevo rey vallenato que es contador público de profesión desde su arribo a los festivales en donde se ha presentado desde la adolescencia siempre ha defendido el papel de los indígenas en el trasegar de la música vallenata, dándole un especial lugar. “Todo el mundo piensa que el acordeón está lejos de mi cultura; y nadie sabe, ni se reconoce que dentro de la música vallenata existe una historia perdida, paralela, y es la música que tenemos los pueblos indígenas y que nosotros los arhuacos en especial la traducimos y las transformamos en acordeón, el acordeón también vive en la Sierra y esa es una vivencia y un mérito que se le debe dar dentro del vallenato”.

José Ricardo fue quien cerró la tanda de presentaciones en la tarima del parque de la leyenda lo acompañaron Arnold Arrieta en la caja y Carlos Diaz en la guacharaca y el canto.

Su repertorio fue el paseo ‘El pobre Juan’, de Rafael Escalona, el merengue ‘El mal herido’ de Leandro Diaz, el son ‘Amor irresistible’ de Luis Enrique Martínez y la puya ‘Mi cultura sagrada’ de su propia autoría.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.