Familias de las comunidades indígenas del municipio de Murindó en Antioquia temen ser víctimas de más minas antes los enfrentamientos entre grupos armados ilegales, especialmente ELN y Clan del Golfo, que hacen siembra de estas minas antipersonal en este territorio.

“Y la situación es de muy alto riesgo porque la siembra indiscriminada de minas antipersona por parte del ELN Y las AGC”, dijo Óscar Yesid Zapata, Defensor de Derechos Humanos insiste en la presencia institucional.

La Organización Indígena de Antioquia informó que ya son 10 los indígenas que han muerto en casos similares. El defensor indicó que las comunidades atraviesan momentos de alto riesgo.

“Por posible juego cruzado, entre los diferentes actores armados que hacen presencia en la zona”, agregó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.