El genoma, cuyo nombre científico es B1.1.X, ha demostrado ser más contagioso, pero no necesariamente más grave o letal.

ras validar su seguimiento epidemiológico, el Instituto Nacional de Salud, INS, reveló que hay nuevos linajes de la variante ómicron que empezaron a circular en el país. Entre ellos, el que más ha llamado la atención es el genoma BQ.1.x, conocido internacionalmente como “perro del infierno”. 

Según reportó la entidad a través de un comunicado, en el país “siguen circulando distintas variantes de ómicron, principalmente BA.5.x (30.8%) y BA.4.x (15.4%), pero éstas vienen siendo desplazadas por linajes de ómicron BQ.1.x (34.6%)”. Lo que significa que “perro del infierno” ha ido tomando fuerza con el pasar de los días.

Dicho linaje fue reportado el pasado 23 de octubre y ha ido tomando fuera en varios países de América Latina y el mundo.

De acuerdo con un informe del diario ABC, de España, para cerrar el 2022 las subvariantes BQ.1 y BQ.1.1 de ómicron serán las responsables de aumentar el número de contagios, confirmó la Ministra de Sanidad de España Carolina Darias

Sin embargo –y pese al alarmante nombre que recibió ese linaje– las autoridades de salud han insistido en que estas mutaciones del virus no están relacionadas con una mayor gravedad de los casos, aunque sí con el crecimiento de los contagios.

Eso sí, el investigador de la Universidad de Basilea Cornelius Roemer ya había advertido a principios de octubre a través de Twitter que B.Q.1.1 “impulsará una ola de variantes en Europa y América del Norte antes de finales de noviembre” ante la probabilidad “bastante alta” de que sea hasta un 10% más contagiosa, que otras variantes.

El término ‘Perro del infierno’ fue acuñado en redes sociales en alusión al can del dios Hades en la mitología griega, que se encargaba de guardar las puertas del inframundo.

LA GÉNESIS 

La pandemia de COVID-19 comenzó en 2020, desde entonces, el coronavirus ha mutado varias veces, dando origen a diversas cepas. Una de ellas despertó el interés de los científicos mientras los niveles de contagios están en su punto más bajo, se trata de la Ómicron BQ.1 y su sublinaje, Q.1.1, mejor conocido como perro del infierno. En México ya se hay algunos casos registrados de esta variante.

La ‘Perro del Infierno’ está desplazando a las subvariantes del nuevo coronavirus que produce la Covid-19 en el país

Pese a su sensacionalista denominación popular, no genera mayores problemas de salud a las ya conocidas de esta nueva enfermedad, y menos para las personas que están vacunadas

Ya que el perro del infierno es al menos 10% más transmisible que otras variantes, el pasado 20 de octubre, la cepa y su sublinaje fueron catalogadas como “de interés” para la salud pública por parte del Centro Europeo para el Control y la Prevención de Enfermedades (ECDC)

El peculiar nombre común de Ómicron BQ.1 hace referencia a la mitología griega, concretamente a Cancerbero, el perro que tenía tres cabezas y cuyo cuidador era Hades. Este animal protegía las puertas del infierno para que las personas vivas no pudieran entrar y las muertas, que no pudieran escapar.

Supuestamente, llamarle perro del infierno a esta variante es como hacer una analogía entre lo dificíl que es huir de ella, pues varios expertos alertaron en las últimas semanas sobre su potencial capacidad de evasión de los anticuerpos frente al virus.

Hay tres aspectos fundamentales para empezar a entender el comportamiento de la nueva variante: su tendencia creciente en los casos reportados en el mundo, su capacidad (en estudio) para evadir la inmunidad, y los síntomas que provoca.

Las variantes que han impulsado las oleadas anteriores, como Alpha y Delta, surgieron todas ellas de distintas ramas del árbol genealógico del coronavirus SARS-CoV-2. Pero desde que Ómicron apareció a finales de 2021, ha generado una serie de subvariantes, como BA.2 y BA.5, que han provocado olas de infección en todo el mundo.

De acuerdo con los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), los síntomas de estas subvariantes de Ómicron, BQ.1 y BQ.1.1 son muy similares a las otras variantes y al mismo COVID-19:

CONFIRMADO 

El Instituto Nacional de Salud (INS) entregó una actualización sobre el comportamiento del covid-19 en Colombia y confirmó que circula la subvariante BQ.1.x, conocida en algunos países como ‘perro del infierno’.

El reporte evidencio, en Colombia hay distintas cepas de la variante ómicron, “principalmente BA.5.x (30.8%) y BA.4.x (15.4%), pero estas vienen siendo desplazadas por linajes de ómicron BQ.1.x (34.6%)”.

Según el INS, el seguimiento a esta subvariante en el país se ha hecho desde el pasado 23 de octubre. No obstante, los síntomas no son diferentes a los ya conocidos hasta ahora.

La página web de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades de EE. UU. indica que esos síntomas son tos, fiebre, dificultad para respirar, fatiga, dolor de cabeza, pérdida del gusto y el olfato, dolor de garganta, náuseas, congestión nasal y otros.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, esta variante ha sido detectada en 65 países y las entidades sanitarias continúan analizando qué tan potente puede llegar a ser. Aseguran que el ‘perro del infierno’ no es su nombre real.

Además, la OMS señala que la aparición de este tipo de sublinajes es normal porque “los virus cambian con el paso del tiempo y también lo hace el SARS-CoV-2, el virus causante del covid-19. La mayoría de los cambios tienen escaso o nulo efecto sobre las propiedades del virus”.

En Estados Unidos y algunos países de Europa el llamado ‘perro del infierno’ se ha convertido en la subvariante que predomina en los contagios recientes por coronavirus.

El Centro Europeo para la Prevención y el Control de Enfermedades estima que un gran porcentaje de los nuevos contagios en noviembre y diciembre sean de esta subvariante de ómicron.

PANORAMA NACIONAL 

El total de casos de coronavirus en Colombia se elevó este lunes 22 de noviembre a 5.050.255, luego de que las autoridades de salud confirmaran 2.194 nuevos contagios, tras procesar 53.446 pruebas (34.171 PCR y 19.275) de antígenos en las últimas 24 horas.

Por otro lado, se reportaron 45 fallecimientos más por covid-19, con lo que la cifra de muertes llegó a 128.138, mientras que el número de recuperados ascendió a 4.890.990.

De acuerdo con las autoridades de salud, el número de casos activos se ubicó esta semana en 13.702.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.