Los residentes del caserío El Faro 2 ubicado a 10 minutos de la zona urbana de Montería siguen bajo el agua. Desde el sábado están inundados y la situación afectó la infraestructura de casas, parcelas, fincas, ahogó cultivos y dejó a unas 50 familias desamparadas.

Mientras el gobierno local informa que en la zona urbana los niveles de anegación desaparecieron, en esta zona rural las imágenes hablan por sí solas.

Esta es una situación repetitiva cada año y para cada emergencia hay excusas, razones de las causas, pero sin soluciones de fondo.

Los gobiernos esperan la emergencia para hacer limpieza de la biomasa de los canales, pero un plan estructural no hay, aseguran voceros de la zona afectada y cansados de promesas políticas e ineficiencia administrativa.

Mientras eso ocurre, las familias se empobrecen más y nadie asume responsabilidades de tragedias que se repiten y dejan familias en ruinas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.