Aumenta la tensión por la posibilidad de que Rusia vuelva a invadir Ucrania, mientras Estados Unidos y la Otan anunciaron que incrementarán presencia militar en la zona.

La Casa Blanca pidió ayer a los estadounidenses en Ucrania que “salgan ya” del país y afirmó que no se contempla ningún plan de evacuación como el que hubo en Afganistán.

“Estamos convencidos de que es hora de marcharse”, aseguró la portavoz del Gobierno estadounidense, Jen Psaki, en su rueda de prensa diaria, donde aclaró que “no hay ningún plan para una evacuación militar”.

El Departamento de Estado ordenó el domingo la salida de Ucrania de las familias de los empleados en su embajada en Kiev y autorizó la marcha del personal no esencial ante la “amenaza continuada de una acción militar por parte de Rusia”.

Psaki también comentó que el Gobierno de Estados Unidos abordó con sus aliados europeos el posible despliegue de tropas estadounidenses en el este de Europa ante la crisis por una posible invasión rusa a Ucrania.

“Hemos estado consultando con nuestros aliados y detallando los planes para todos los escenarios. Siempre hemos dicho que reforzaríamos a nuestros aliados en el flanco este (de la Otan) y lo hemos estado discutiendo con nuestros socios durante las últimas semanas”, expresó la portavoz de la Casa Blanca en una rueda de prensa.

La funcionaria agregó en ese sentido que el Pentágono dará más información al respecto, pero enfatizó el hecho de que Estados Unidos nunca ha “descartado la opción de brindar asistencia adicional antes de una invasión” a Ucrania.

Envío de fragatas, aviones y tropas

Según el diario The New York Times, que citó funcionarios del Gobierno, Washington podría estar planeando el envío de fragatas y aviones de guerra a los aliados de la Otan en el Báltico y el este de Europa.

Psaki insistió en su comparecencia en el mensaje lanzado la semana pasada por Biden de que una ocupación rusa de Ucrania “podría ocurrir en cualquier momento”.

Biden conversó ayer por la tarde con la presidenta de la Comisión Europea (CE), Ursula von der Leyen; el secretario general de la Otan, Jens Stoltenberg, y varios líderes europeos para coordinar una respuesta ante la concentración de tropas rusas en la frontera con Ucrania.

La Alianza Atlántica anunció ayer que pone “en estado de alerta” y envía barcos y aviones de combate adicionales a los despliegues de la Otan en Europa oriental, reforzando la disuasión y defensa aliada, mientras Rusia continúa con su acumulación militar en y alrededor de Ucrania.

Entre tanto, Rusia espera esta semana la respuesta de Estados Unidos a sus exigencias de seguridad, mientras las tensiones en torno a Ucrania aumentan después de que Washington admitiera, según algunos medios, la posibilidad de enviar militares a Europa del Este y los países bálticos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.