La víctima abusó sexualmente de su hija, y sus hijos fueron los que descuartizaron el cuerpo para la elaboración de las frituras.

Un aterrador caso tiene conmocionados a los habitantes de Lomas de Zamora (Argentina), luego de que se conociera el caso de un hombre que oficiaba como carnicero, y que había sido acusado varias veces de cometer actos de abuso sexual, fue descuartizado por sus propios hijos.  

Pero lo que más llamó la atención de este caso, es que, al parecer, según la investigación de las autoridades locales, estos hombres desaparecieron algunos restos del abusador, usándolos como carne para hacer unas empanadas, que fueron vendidas en esta misma localidad a algunos vecinos.  

Según detalló la prensa de este país, Daniel Tomar Silvero, como fue identificado el hombre que fue víctima de este ataque, habría abusado sexualmente de su propia hija en el año 2010 y en el año 2019 fue acusado de acceder carnalmente a su hijastra. 

Agentes dieron con la captura de la esposa del hombre que fue asesinado, y a su vez de sus dos hijos, que también desempeñaban el mismo oficio. La fémina le confesó a la Policía el crimen y aseguró que constantemente sufría de violaciones por parte de este sujeto, y cansada de los abusos, tomó la decisión de matarlo a golpes.  

El medio local Inforegión, mencionó que algunas personas vieron como la mujer comenzó a vender las empanadas, al otro día que fue ejecutado el crimen, y que no se sabía si en realidad la mujer vendía empanadas, había trabajado con este emprendimiento con anterioridad.

Así mismo, la asesina, confesó que una vez perpetró el crimen, descuartizó al occiso, y fue dejando las partes del cuerpo, en varios puntos de esta población, donde algunas personas que transitaron por estos lugares, fueron encontrando las partes.  

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.