En aras de lograr soluciones en el menor tiempo posible, para las comunidades indígenas que llevan meses asentadas en la ciudad de Montería, la Defensoría del Pueblo sostuvo un encuentro con sus líderes.

En el encuentro participó el defensor, Carlos Camargo, así como también representantes de la Gobernación de Córdoba, de la Procuraduría y de las alcaldías de Montería y Tierralta, municipio del que estos ciudadanos son oriundos.

En la jornada se presentaron los hallazgos de las últimas semanas, cuando funcionarios de la Defensoría recorrieron el resguardo donde están confinadas al menos 91 familias en el Alto Sinú, y visitaron a las 467 familias desplazadas que están en la capital cordobesa.

Camargo explicó que al término del diálogo, se asumió el compromiso de establecer una mesa técnica, para fijar estrategias que permitan el retorno seguro de cada uno de los indígenas a su territorio.

Recordemos que la minga que está instalada en un improvisado campamento a los alrededores de la catedral San Jerónimo, se desplazó desde el Alto Sinú en el mes de abril, denunciando vulnerabilidad derivada de una incursión del Ejército en sus territorios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.